Cada vez es más normal escuchar hablar de casos de infidelidad. Llevados a cabo tanto por hombres como por mujeres, dejando como resultado grandes problemas al agraviado y a la relación en general.

La pregunta sería… ¿Por que un acto de infidelidad puede destruir tanto a las personas que lo llegan a vivir?. Siendo muy honestos no existe una respuesta concreta a dicha pregunta. Ya que los motivos pueden ser muchos.

El día de hoy hablaremos de las nubes negras que se forman en nuestros pensamientos. Al sufrir una infidelidad nuestra mente viaja a mil por hora, generando un derroche de pensamientos dolorosos que poco a poco van destruyendo a la persona.

Dichos pensamientos van matizados de dudas hacia la propia persona, siendo más específicos pensamientos del tipo ¿Quizá yo no soy lo suficientemente bueno/a? ¿Quizá yo no soy la/el mejor amante? ¿Tal vez yo no cubría sus necesidades? ¿Que tiene el/ella, que yo no? ¿Cual fue mi error? ¿Yo sol la/el culpable de lo que me paso? Y podríamos enlistar todos los pensamientos pero no acabaríamos.
Estos y otros tantos pensamientos más, lo que hacen es generar una gran duda en las personas, llevándolos a cuestionar su propia valía.

Probablemente te preguntes ¿A que te refieres con valía? Y la respuesta es, el valor como ser humano en diferentes áreas, valor como mujer u hombre, valor como pareja, valor como amante. Y esta devaluación que se forma en los pensamientos de una persona que sufrió una infidelidad lo lleva a tener una cascada de emociones que van y vienen sin parar; donde en ocasiones abra tristeza que se convertirá en coraje y así sucesivamente.

Todo esto ocurre por que la mente, busca encontrar un sentido lógico de la infidelidad bajo los criterios con los que la persona afectada se desenvuelve. Por ejemplo: Una chica acaba de enterarse de algunos deslices por parte de su pareja pareja, algunos años atrás. Él se lo confesó en medio de una discusión acalorada donde le argumenta sólo haberse dejado llevar por la situación, más sin embargo no significó nada para él y dice estar seguro de saber donde quiere estar, y eso es a lado de ella.

Por su parte, ella intenta entender lo que él le dice más sin embargo en su mente sólo puede pensar. “¿Como es posible que puedas estar con otra persona y decir que estás seguro de querer estar conmigo? Yo no podría” “Si una persona se deja llevar por sus impulsos, probablemente no está a gusto en donde está” “Por más tentaciones que yo pudiera tener, mi amor y mi fidelidad me mantendrían centrada”. Ella está intentando darle sentido a lo ocurrido bajo los criterios que ella conoce.

Más sin embargo al hacer esto, se va creando una telaraña de pensamientos donde se pone en duda todo, y cuando decimos todo es ¡Todo!. Los sentimientos de la pareja, las vivencias con la misma, la credibilidad de la relación y de la persona. Los pensamientos van consumiendo centímetro a centímetro a la persona.

¿Se puede perdonar una infidelidad?

Temas como la infidelidad no son fáciles de discernir, ya que lo que le afecta a unos puede no afectarle a otros. Más sin embargo algo que tendrán en común será el daño que puede causar la mente y todo los pensamientos que genera ante una situación de este tipo. La infidelidad es algo que se puede perdonar o no, pero eso depende de cada persona y sus puntos de tolerancia o límites.

Existen personas que pueden perdonar una infidelidad pero no un acto de deslealtad, por otra parte existen personas que dicen no poder perdonar un engaño de este tipo. Y ambos tipos de personas están en su derecho, y no son ni mejores ni peores personas, así como tampoco tiene nada que ver con quien ama más. Esto como bien lo mencionamos anteriormente está enfocado con los pensamientos y nivel de tolerancia de cada persona.

Es importante que cada uno de nosotros conozca sus límites ¿Que si puedo tolera? Y ¿Que no podría tolerar?, con esto no estamos exentos de sufrir o no una infidelidad, pero si podemos darnos una pequeña idea de cual sería nuestra reacción ante algo así.

Esto es solo un poco de lo que un acto de infidelidad puede causar, la realidad es que este es un tema muy extenso y no podríamos abarcarlo todo en un solo artículo, estaremos hablando de este tema en algunas otras publicaciones pero si quisieras que habláramos de algunos puntos en concreto, puedes enviarnos un correo o dejarnos un comentaría y con gusto atenderemos tu petición.

¡Gracias por leernos! 

No olvides dejar tus comentarios y compartir. 

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones en nuestra página de Facebook OEPSI o dejarnos tu correo para recibir más información sobre los temas. 

10 respuestas a “La infidelidad y las nubes mentales.”

Deja una respuesta