Estanos iniciando un nuevo año y con él la pregunta que a todos nos ronda en la cabeza ¿Valdrá la pena tener propósitos de Año Nuevo?.

La respuesta definitivamente es ¡Si… el inicio de algo nuevo, es la oportunidad perfecta para plantearnos propósitos que nos ayuden a llegar a nuestras metas.

El termino de un Año Viejo, siempre servirá para: cerrar ciclos, colocar puntos finales, dar gracias por lo bueno y lo malo de cada instante del año. Por qué con la llegada de un Año Nuevo, llega la oportunidad de iniciar de cero y darte un reinicio para proponerte ser feliz.

Cuando estábamos en la escuela, el inicio de un nuevo periodo escolar era como reiniciar un juego ya que iniciábamos de cero con vidas nuevas. Era la oportunidad perfecta para generase el propósito de subir de notas, hacer nuevos amigos o atreverse a algo nuevo.

En la vida adulta quizá pensemos que no se puede generar un reboot como en aquella entonces. Pero la realidad es que este corte o punto y aparte, como lo quieras nombrar, lo tenemos cada inicio de año.

Pasaron 365 días y no mandaste ese mensaje,  no robaste ese beso, no te hiciste ese tatuaje, no conociste nuevos lugares o no iniciaste eso que tanto te gusta... hoy es un buen día para intentarlo no dejes pasar otro 365 días más.

Justo en este momento tenemos la oportunidad de hacer un recuento de nuestro año, qué cosas nos ayudaron a crecer y cuales solo nos detuvieron. Y una vez realizada esta revisión, tenemos carta abierta para generar cambios.

No importa si lo has intentado 1 o 40 años... Cierra ciclos, acepta oportunidades, ámate, confía en los demás. Que para eso sirve un nuevo año, para intentarlo nuevamente hasta que suceda.

No todo es blanco y negro en nuestras vidas, muchas cosas que pasaron a lo largo de 365 días, fueron muy buenas y puedo apostar a que lograste cosas geniales. Motivo por el cual también es importante generarse nuevos propósitos.

Ya que los propósitos no solo son el empujón para hacer aquellas cosas que por el motivo que sea aún no las hemos intentado, sino también nos ayudan a pulir todos esos aspectos buenos de nuestra vida y sobrepasar nuestros propios límites logrando mejoras en cosas que ya en esencia eran fructíferas.

El año que termino y me mostró la versión más rota de mi, pero también la más fuerte. Ahora sé qué caminos no tomar y cuales mejorar.

Si algo tengo muy claro, es precisamente que no es nada fácil generar propósitos y soy consiente de lo duro que puede ser cumplirlos. Pero aunque tengamos 1 o 30 años fallando en el cumplimiento de estos retos, no significa que sea imposible lograrlos.

Si tú eres como yo, y más de una vez te has propuesto algo y por equis motivo no lograste cumplirlo o te quedaste en el intento. Lo más probable es que estés cometiendo errores similares a los que todos en algún momento cometemos.

¿Cómo generar propósitos alcanzables? Es la pregunta más frecuente y a lo largo de mi proceso personal así como profesional me quedo claro que es importante iniciar de lo más pequeño para poco a poco subir a lo más grande. ¿Y eso como se hace?… te lo explico con estos sencillos pasos:

1- Detección de problema:

Cada que pensamos en los propósitos de Año Nuevo y hacemos la revisión de la que hablábamos líneas arriba, por lo regular nos enfocamos en lo que fallamos en el año, todo aquello que nos salió mal o que simplemente no llevamos a cabo ¿Te suena familiar?.

¡Yo creo que si! A todos nos ha pasado. Y es aquí donde detectamos todos esos problemas a los cuales debemos darles solución y qué se convertirán en un propósito para trabajar.

2- ¿Qué propósitos quiero realizar?

Por lo regular solemos ser muy duros con nosotros mismos, por lo cual nos encontraremos con un listado muy largo de cosas por hacer. Pero ni podemos cambiar todo, ni debemos cambiar todo.
Es momento de definir; de todo lo que tenemos que hacer, ¿Que es lo que realmente quiero llevar a cabo?. O dicho de otra manera de todo lo que quiero hacer ¿Que es lo más importante para mi hacer primero?.
Puede ayudarte, hacer un listado y posteriormente clasificarlo, por prioridad, interés, posibilidades económicas, manejo de tiempo, etc.

Deja que todo lo que dolió se quede en el año que cerraste, pon puntos finales a esas historias dañinas. 
Empieza este nuevo año, perdonándote, valorándote y amándote más.

3- Asegúrate que tus propósitos sean alcanzables.

Volar alto no es malo, al contrario nos ayuda a dar más en todo aquello que nos apasiona. Pero hacerlo de forma exigente y con parámetros muy elevados, al no lograrlos puede ser un golpe muy duro para nuestra autoestima.

Por ello es importante asegurarnos que cada uno de nuestros propósitos sean alcanzables y objetivos. Yo puedo querer correr un maratón, pero jamás he practicado alguna actividad física. Mi objetivo es desproporciónal a mis habilidades.

Tendría que empezar, con generar un hábito, en este caso quizá salir a correr 30 minutos algunos días a la semana, para poder generar condición física.

4- Genera un plan.

Ya tenemos un listado de propósitos, el cual clasificamos y cercioramos de que cada uno de sus contenidos sean alcanzables. Es momento de generar un plan.

Como bien se mencionó anteriormente, es importante ir de menos a más, ¿A que me refiero?. No es nada fácil generar un cambio en nuestras vidas, un claro ejemplo pude ser, cuando cambiamos al horario de verano.

No importa si lo has intentado 1 o 40 años... Cierra ciclos, acepta oportunidades, ámate, confía en los demás. Que para eso sirve un nuevo año, para intentarlo nuevamente hasta que suceda.

Nuestro cuerpo está acostumbrado a dormirse a las 10pm y levantarse a las 6am en invierno y con dicha modificación el cuerpo seguirá teniendo como fijo su hora de descanso a las 10pm solo que ahora serán las 11pm más sin embargo despertara a las 6am. Tendremos una hora menos de descanso, con la cual batallaremos algunos días o semanas en lo que nos habituamos al cambio.

Lo mismo pasa cuando se trata de añadir algo nuevo a la rutina. Si tú propósito es generar un hábito de lectura, pero por lo regular te duermes al comenzar las primeras páginas de un libro, lo primero y más recomendable por hacer es buscar algún tema que realmente te guste leer. Posteriormente sería útil buscar un lugar funcional para la lectura, si en tu cama te da sueño probablemente no sea el lugar indicado para tu actividad.

Al hablar de generar un plan, se trata de que puedas identificar los obstáculos que se puedan presentar y puedas ponerles solución de forma anticipada así como poder llevar un monitoreo de tus avances y poco a poco te adaptes al cambio que le quieres dar a tu vida.

Nunca es tarde para, hacer aquello que siempre hemos querido pero por mil razones no se ha llevado acabo. ¡Inicia tu año con el pie derecho y trabaja en tus propósitos hoy!

Comienza de nuevo, que para eso sirve la llegada de cada año.

¿Te gusto el contenido?

¡Gracias por leernos! No olvides dejar tus comentarios y compartir. 

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones en nuestra página de Facebook OEPSI o dejarnos tu correo para recibir más información sobre los temas. 


Deja una respuesta