En anteriores artículos he hablado de este padecimiento y los difícil que puede ser la vida cuando este se encuentra presente. Pero hoy me interesa que veamos, la más cruel y cruda realidad de la ansiedad. Entender que este padecimiento es más que sentir un poco de angusti y que no es algo que se pueda simplemente controlar como todo el mundo piensa. ¡Si es verdad! ocupa que la persona que lo vive, decida trabajar en él, pero la batalla no es nada fácil y ¡Hoy veras por que!.

Si vives con ansiedad ¡Esto que viene a continuación, es de tu interés! así que toma notas específicas y comienza a analizar qué está pasando contigo.

Cruda realidad de los trastornos de ANSIEDAD y Crisis de Pánico

Los criterios de diagnóstico sobre los trastornos de ansiedad se han visto modificados a lo largo de los años, debido a que se tiene cada vez más información de estos temas. Actualmente según el DSM V que rige a psiquiatras y psicólogos clasifica este padecimiento en categorías a continuación te pondre un listado de las más comunes.

  • Fobias.
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
  • Trastorno de Pánico.
  • Estrés Post Traumático.
  • Ansiedad Generalizada.
  • Ansiedad Social.
  • Ataques de Pánico.

En cualquiera de estas opciones la persona ya no es capaz de distinguir una amenaza real de una amenaza imaginaria. Esto lo hablo muy a detalle en mi ebook “Que la ansiedad no te domine” y lo abordamos como ansiedad patológica. La persona vive en un estado casi permanente de angustia irracional. Por lo tanto, no es una persona consciente de su realidad sino que vive aterrada por la inminente llegada de algún suceso inesperado y fatal para su vida.

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero los mas comunes serian:

  • Exceso de cansancio o inclusive apatía
  • Rigidez Muscular
  • Debilidad Muscular
  • Dificultad para Hablar y Expresarse
  • Pensamientos Negativos y Obsesivos
  • Rumiaciones de pensamiento
  • Taquicardia.
  • Respiración Acelerada. (Hiperventilación)
  • Dilatación de las Pupilas
  • Sensación de Ahogo.
  • Temblores en manos o pies.
  • Sensación de Pérdida del Control.
  • Sensación de Pérdida del Conocimiento.
  • Sudoración Excesiva.
  • Náuseas.

La cruda manifestacion del Trastorno de Ansiedad

Muchos podrían creer que vivir con este padecimiento solo es cuestión de algunos pequeños síntomas físicos. El verdadero problema y la cruda realidad de la ansiedad es que es mucho más que solo sentir. Los malestares atacan 3 diferentes rubros de la vida del individuo y a continuación te los expronde un poco.

Síntomas Físicos.

Como lo mencionamos previamente, los síntomas físicos van desde un ligero mareo, hasta la sensación de asfixia y en el peor de los casos el desvanecimiento del sujeto. Las personas que lo han llegado a vivir, sabran que estos sintomas son completamente traumáticos.

Síntomas Cognitivos.

La persona se ve abrumada constantemente por sus pensamientos y estos pueden ir desde un simple conflicto hasta las mas grandes catastrofes. La mente se convierte en el enemigo más abrumador, ya que cuesta distinguir entre lo real y lo irreal. ¡No por que la persona esté loca! Simplemente porque el exceso de futuro nos lleva siempre como 50 pasos adelante.

Síntomas Conductuales.

Esto es parecido a la protección de testigos. Cuando una persona observa un siniestro sumamente grave, de forma inmediata se vuelve en el protegido de la ley y se toman medidas extremas para salvaguardar su integridad. Pues algo similar pasa en este caso ya que las personas con ansiedad harán todo lo posible por sentirse seguras tomando conductas extremas como dejar de hacer cosas o aferrarse a comportamientos específicos de los cuales hablaremos mas adelante.

La aparición de cualquiera de los anteriores puede ocurrir solos o mezclarse entre sí. Cabe resaltar que la detección de unos cuantos síntomas no son suficientes para elaborará un diagnóstico, es de suma importancia acudir con un especialista ya que este aplicarán instrumentos adecuados y una valoración completa para formular tu caso. No basta con sentir nervios para decir que uno padece: ANSIEDAD. ¡Así que mucha atención a esto!

¿Mi estado emocional puede influir para vivir con ansiedad?

Esta es la cruda realidad de la ansiedad, su esencia pura se encuentra en los conflictos emocionales a los cuales no se les a prestado la suficiente atención, acumulando dudas, miedos, resentimientos, etc. Que a la larga provocan una explosión en el individuo que los padece. Siendo un poco más clara pondré algunos ejemplos.

En el tiempo que llevo trabajando en psicoterapia me ha tocado trabajar con un gran desfile de personas que sufren de equis padecimiento. Y así como un doctor puede detectar el malestar de su paciente con solo escucharlo hablar o como un carpintero reconoce los diferentes tipos de madera con solo olfatear. De esta misma manera un terapeuta reconoce la raíz de un problema.

No puedo atreverme a decir que, lo que describire a continuacion es la realidad de todos. Peros sí puedo afirmar que es muy parecido entre sí, en cada uno de los diagnósticos de ansiedad con los que he trabajado. Una persona que vive con el Trastorno de Ansiedad, presentará sensación de debilidad, minimización, se siente poco apreciada y en muchas ocasiones se ve como víctima de las circunstancias e incapaz de mostrar su valor e inteligencia. En muchas ocasiones llegan a percibir un peligro inminente, pero no pueden receptar en que área de su vida sudadera, ni de qué forma pudiera ocurrir.

Sin quererlo conscientemente y de forma camuflada, esto último se convierte en una herramienta para llamar la atención de su entorno. Una forma abrupta de hacerse escuchar de una buena vez, y poco a poco aparecen los miedos irracionales para lograr solidificar el objetivo.

La persona suele pensar en un futuro negativo, siempre se encuentra con prisa, parece que solo alterandose puede conseguir que le hagan caso. Le es prácticamente imposible pedir lo que necesita y de alguna manera llega a sentirse forzada/o a ser alguien que no es, relacionarse con personas que no desea o a actuar de formas que no es afín con su personalidad

Pensamientos del tipo “Si no me pongo mal, nadie me hace caso.” aparecen constantemente y llegan a ser el sustento de la conducta, ya que se ven reafirmados inconscientemente por el exterior.

¿A qué me refiero? la persona puede llegar a disfrutar inconscientemente del papel de víctima o desvalido/a consiguiendo de esta manera ser cuidado/a por aquellos de los que requiere atención y no sabe cómo pedirla. El pánico y la ansiedad es un profundo estado de inseguridad. Que proviene de una historia de aprendizaje caótica, donde cuidadores (padre/madre) pudieron ser débiles y poco protectoras o bien muy rígidas y autoritarias dejando la sensación de desprotección o sobre exigencia.

En mi ebook “Que la ansiedad no te domine” hablamos de las señales no atendidas y concretamente me refiero a estos puntos. Puede existir algo del pasado que está sin trabajar, Provocando que la persona regrese una y otra vez sobre situaciones que no han tenido un cierre. Quizá un evento traumático, como una ruptura amorosa que ha dejado secuelas severas en las emociones o bien algún abuso físico o psicológico al que no se le ha dado la importancia suficiente como para detectar y eliminar sus secuelas.

Otra alternativa podría ser, que el individuo no se sienta a la altura de las circunstancias, que sea demasiado exigente consigo mismo y busque destacar en el mundo extremo de tal manera que cada vez que se expone siente una enorme presión por sobresalir y en consecuencia un miedo extremo a fracasar.

El miedo al fracaso, es la cruda realidad de la ansiedad, ya que se le tiene terror a no ser lo suficiente según nuestros propios parámetros internos es una razón inconsciente causante de ataques de pánico. Sentir que no se cuenta con los recursos necesarios para afrontar la vida o que me falta tiempo para crecer, para cerrar situaciones pendientes, para definir y definirse como persona.

Los ataques de pánico pueden ser causa de una forma de pensamiento negativo instalado como hábito y que se pone en funcionamiento automáticamente sin siquiera percibirlo. Estamos acostumbrados a hablar de temas que nos preocupan, a ver la televisión (los noticieros) y llenarnos de malas noticias, llenarnos de basura. Quizás nos rodeemos de personas negativas o criticonas que suelen hablar mal de los demás y de todo lo que sucede en general. Todo esto va alimentando a nuestro “monstruo interno”. Alimentamos sin darnos cuenta nuestros miedos hasta hacerlos inmanejables.

Consecuencias y perpetuadores de la cruda realidad de la ansiedad

  • Desconfianza en el proceso de la vida.
  • Falta de confianza en uno mismo.
  • Carencia de auto respeto y valoración.
  • Exceso de autoexigencia
  • Exceso de comparación con otros
  • Falta de verdadera introspección y sondeo acerca de los verdaderos miedos
  • Autosabotaje constante, al evitar la adquisición de aprendizajes enriquecedores.
  • Miedo a vivir por miedo a morir

¿Cómo libero esa emoción biológica?

Debemos entender principalmente que la ansiedad es una emoción sana y que no queremos desaparecerla sino más bien controlarla. Y para lograr ese objetivo debemos entender que…

  • Es prioridad tomar consciencia de nuestros miedos. Tener el coraje de “acunarlos”, no rechazarlos, aceptarlos y entenderlos aunque parezcan irracionales.
  • Amar la vida tal cual es.
  • Abandonar el rol de víctima.
  • Aprender a pedir lo que requieres de una forma diferente.
  • Confiar en el proceso de la vida.
  • Quitandole el poder a la imaginación negativa.
  • Siendo auténtico/a y avanzando a pesar del miedo: el coraje es avanzar justamente a pesar del temor.
  • Confiar en los demás de manera inteligente, aprendiendo a discriminar quién es confiable y quien no, pero no poniendo a todos “en la misma bolsa” de la desconfianza.
  • Capacitándose en todo aquello para lo cual te siento incapacitada/o de afrontar. Adquiriendo los recursos necesarios para fortalecer la sensación de fuerza y afrontamiento de la realidad (estudiando, aprendiendo, investigando, etc).
  • Comenzando un camino de exploración personal a través de una terapia, de alguna práctica como el yoga, la meditación, mindfulnes, etc.
  • Mejorando tu dieta con alimentos nutritivos y ricos en proteínas, minerales y vitaminas y evitando la comida chatarra que debilitan todo el sistema e intoxican no solo tu cuerpo físico sino también el área emocional y mental.

En Oepsi te brindamos el acompañamiento y ayuda que necesitas para recuperar tu bienestar. Ya sea con un proceso terapéutico online o presencial, así como sus guías gratuitas o el ebook que contiene técnicas utilizadas en terapia.

¡Me interesa saber, tu opinión! déjame tus comentarios o enviame un correo, estoy siempre con la disposición de atender tus dudas o recibir tus sugerencias. Puedes seguirme también en todas mis redes sociales y ser parte de las dinámicas que llevó a cabo.

Guia rapida para controlar la ansiedad.
Si te interesa recibir tu guía solo has clic aquí.

Deja una respuesta