Hoy en día es muy común escuchar hablar del maltrato emocional o psicológico y la importancia de los límites para poder frenarlo. Asistir a procesos terapéuticos es cada vez más común, ya que subsanar los daños que este puede causar podría llevarnos un trabajo arduo según cada persona. Los tabúes de la psicología, se han superado poco a poco, y aunque aún queda trabajo por hacer, cada vez más personas entienden la importancia de la salud emocional, orillándolos a buscar una ayuda profesional, la cual no solo brindará apoyo sino también una educación sobre la importancia de los límites, los cuales hablaremos en seguida.
Y la realidad es que, es sano ir a terapia, descubres a una persona genial que no conocías “A ti mismo”.

Y si hay flores que crecen entre escombros, ¿Que te hace pensar que tú no puedes hacer lo mismo? 
Sufrir maltrato emocional, en ocaciones hace creer que no existe otro estilo de vida. El poner límites te muestra otro estilo de vida
Sufrir maltrato emocional, en ocaciones hace creer que no existe otro estilo de vida. El poner límites te muestra otro estilo de vida

El trabajar en ti, en lo que te ha lastimado y en quienes han provocado el daño te permite no solo ver la vida de otra manera sino también vivir una vida plena, ya que descubres que el único responsable de tu bienestar eres tú mismo. Pero ese trabajo es constante y no solo implica ir o no a terapia, implica generar un cambio en tu entorno.

¿Que son los límites y cómo funcionan?

Por lo regular cuando inicias un proceso terapéutico el psicólogo y tú generan una lista de prioridades en donde destacarán los puntos a trabajar y en su gran mayoría en los encabezados estará la falta de límites.

Y estos se encuentran ausentes cuando constantemente le permitimos a otras personas más de lo que quisiéramos, por motivos infinitos. Por lo regular queriendo evitar algo, que al final de cuentas no se evita por qué si sucede.
Por poner algún ejemplo: ¿Cuantas veces no le has dicho a alguien, que no quieres hacer equis cosa por miedo a que se moleste? Y lo malo no es eso, lo malo es qué haces las cosas sin ganas ni entusiasmo obviamente no las disfrutas y la persona se da cuenta y termina reclamándotelo. ¿Te ha pasado?. Me imagino que si y esto es precisamente la falta de límites.

Los límites son la forma más rápida de sanar las heridas del maltrato emocional.


En muchas ocasiones escuchamos comentarios del tipo “¿Por que permites que te trate de esa manera? Deberías de ponerle un alto, El o ella te trata así por que tú se lo permites” inclusive hasta llegan a comentar que somos tontos o tontas por tolerar tantas cosas.
Siendo honestos, tienen razón… No en el echo de decir que se es tonto, pero si en la cuestión de ser permisibles.

Poner límites es la forma más adecuada de parar con este ciclo de violencia, pero… ¿Como se ponen límites? En ocasiones creemos que poner límites implica alejar a las personas de nuestro lado, O creemos que decir NO una vez, tiene que ser suficiente para que los otros entiendan nuestra postura.

Pero la realidad es que esto no funciona así. Los límites no necesariamente alejarán a las personas que queremos, pero si a las que no necesitamos. Decir No una vez no es suficiente si no se es congruente con nuestros actos.

Podrás preguntarte ¿A qué te refieres con ser congruente con mis actos? Y la respuesta está en aprender a ponerte como prioridad. Tenemos la mala costumbre de confundir amor propio con egoísmo.
Pensamos más en lo que él otro quiere o necesita, inclusive en lo que podría sentir el otro y jamás nos detenemos a pensar en cómo me siento yo con las acciones de los demás.

Los límites son saludables cuando dejamos de justificarnos ante los demás y somos congruentes con lo que decimos, hacemos y queremos.

Una forma de poner límites, es retirarte de todo aquello que no te hace bien.

“Si no quieres estar en medio de una discusión que no te pertenece y es asunto de seres amados, quítate de ese sitio, háblales de lo que implica para ti estar ahí, explica él por qué no quieres ese papel y retírate ” Ellos decidirán cómo toman tus palabras, pero tú no sigas escuchando lo que no quieres escuchar.

Estar bien, amarnos y valorarnos, al final termina siendo solo responsabilidad nuestra. Todos los días estamos expuestos a sufrir violencia psicológica o emocional, pero también está en nuestras manos permitirlo o no.

¿Como lidiar con el diálogo tóxico de los otros?

  • Si confías en ti, te mantienes seguro de ti mismo, pero sobretodo te amas y respetas a ti mismo, es la ventaja que tendrás sobre la opinión pública. Recuerda que lo que los demás hablan o piensan de ti son chismes, pero pensar mal de ti mismo es autodestrucción emocional.
  • Se requiere de un entrenamiento constante de valor y fortaleza, para dejar ir las palabras tóxicas y humillantes, no todo lo que nos dicen es nutritivo, desecha la basura.
  • Dicen que somos lo que atraemos, la realidad es que somos el resultado de todo a lo que nos predisponemos. Se requiere determinación para luchar por todo aquello que queremos y compromiso con uno mismo para dedicarnos a ser felices y tener una vida plena.
  • Escuchar puntos de vista diferentes, siempre nos ayudará a tener una visión diferente del mundo, recuerda tomar sólo lo necesario y soltar el resto.
  • No olvides el valor que tienes, acepta lo que eres y lucha por siempre estar mejor de lo que estás el día de hoy, todos merecemos lo mejor.
Los límites constan, en no cargar nada que no te pertenece.

Diálogo positivo:

Somos lo que a diario nuestra voz interna nos repite, cambia la forma en que te hablas, afirma de manera positiva lo siguiente.

  • Soy consiente de mi valor como persona, eso no implica ser perfecto/a, tengo derecho a equivocarme como cualquier otro ser humano.
  • Tengo virtudes y defectos que me convierten en una persona único/a e irreemplazable y mi vida es importante.
  • Día a día trabajo para atraer a mi vida bondad, abundancia y alegría.
  • Soy un individuo con fortaleza e inteligencia para escuchar las opiniones de los demás sin sentir crítica, juicio o dolor.
  • Me valoró y respetó, así como la opinión de los otros hacia mi, y entiendo que las críticas y malos tratos que puedan tener hacia mi persona, no define lo que soy.
  • Tengo la libertad y el poder de crear la vida que deseo.
  • Amo mi vida, los problemas me enseñan y las victorias se disfrutan.

Estrategias para sanar del maltrato emocional:

  • El maltrato emocional, solo se da cuando tú le das permiso a los otros de dañarte.
  • Todos tenemos necesidades que cubrir, el horror se encuentra cuando esperamos que los otros llenen esas necesidades. Yo soy la única persona responsable de hacerme feliz, cuidarme, amarme y protegerme.
  • La valía de cada uno de nosotros la encontraremos en el respeto y confianza en uno mismo, jamás provendrá del reconocimiento y afecto que recibimos de los demás.
  • El pasado no necesitamos borrarlo, editarlo o cambiarlo, solo necesitamos aceptarlo, superarlo y seguir adelante
  • Las cicatrices que se han formado a lo largo de nuestra vida no desaparecerán, pero se transforman en el recuerdo de un aprendizaje pleno que te ayudará a no caer en los mismos siendo un maestro que da incentivos para ser mejor.
  • Aceptar, perdonar y dejar ir, para crecer y vivir en paz.
    Sólo sana la persona que quiere sanar. No es posible ayudar a quien no desea tener una mejor calidad de vida. Tampoco se puede fortalecer quien no es capaz de enfrentar su propio dolor.
Los limites, nos enseñan no solo a no permitir aquello que nos daña. Si no también nos enseña a amarnos

¿Te gusto el contenido?
¡Gracias por leernos!
No olviden dejar sus comentarios y compartir.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones en nuestra página de Facebook OEPSI

Deja una respuesta