“Aún te sigo extrañando, pero comprendí que las cosas no pueden forzarse.”

Uno de los principales motivos de consulta para varios psicólogos, es “sanar el duelo después de una ruptura amorosa.” Concluir con una historia de amor duele tanto que en ocaciones es necesario buscar ayuda por qué solos no podemos. Y no por que seamos débiles, sino por que terminamos tan rotos que es necesario que alguien nos ayude a pegar los pedazos.

Hoy quiero platicarte como viven, un adiós algunas personas. Todos tenemos diferentes forma de solucionar nuestros conflictos y hago aquí una pausa para hacer una invitación a no juzgar lo que no conocemos. A nadie nos gusta sufrir y verse involucrado en una relación tormentosa es tan fácil. En muchas ocasiones parece sencillo saber que hacer cuando se es espectador, pero vivirlo en carne propia es muy diferente. Y es que sufrir una pérdida de este tipo siempre creemos que es cosa de solo enfocarse y seguir con nuestra vida. Pero cuando eres parte de esta pesadilla, la razón no tiene cabida.

Respóndeme algo: 
¿Cómo obligas al corazón a sentir algo que no sientes?
¿Como fuerzas a tu mente a que olvide aquel que una vez te sacó una sonrisa?
¿Cómo controlas las lágrimas?
¿Como te fuerzas a ti mismo a estar bien cuando lo que más quieres es encerrarte, estar solo y llorar?

Aún te sigo extrañando. “Escrito triste”

El tiempo pasa y aún te sigo extrañando, apareces en mis sueños algunas noches y paseas en mis pensamientos todo el tiempo. Aun extraño nuestras pláticas y los momentos que pasábamos juntos, creí que en verdad eras la persona correcta, y mi mundo lo visualizaba a tu lado. Es una lástima que las cosas no salgan como uno desea aveces.

Tenerte fuera de mi vida ha sido de las cosas más duras que e tenido que vivir. Pero también es la experiencia más enriquecedora que e podido experimentar. No sabía cómo ser fuerte, cuando dentro de mi pecho pareciera que algo había explotado en millones de partículas, no tenia ni la menor idea de que tan valiente podía ser, hasta que tuve que enfrentarme a la soledad, ansiedad y tristeza.

Debo confesar que aun te sigo extrañando, pero comprendí que las cosas no pueden forzarse. Tus prioridades iban en sentido contrario a mi compañía, hoy entiendo a que se refieren cuando dicen que las parejas no siempre se separan por falta de amor. Por que yo sigo amándote con todas las fuerzas de mi alma, más sin embargo ambos buscamos cosas diferentes.
Luche tantas veces por que funcionáramos. Buscaba hablar contigo, explicarte como me sentía pero todo terminaba en peleas, tantas veces quise encontrar soluciones pero tú desinterés solo me llevaba a explotar tanto que las peleas eran cada vez más consecutivas. La vida juntos comenzó a ser distante y todo el tiempo con algún desacuerdo.

Ahora me doy cuenta de que son las pequeñas cosas, los pequeños esfuerzos, los que mantienen una relación.

Tantas noches han transcurrido desde que nos separamos y cada una de ellas las he pasado preguntándome. ¿Por que nunca pudimos hacer las cosas bien y enfocarnos en estar juntos?, pero las respuestas nunca llegan a mi. Viajo de una emoción a otra donde en ocasiones tengo ganas de correr a tu lado y volverlo a intentar una y otra vez. Dicen que el amor todo lo puede, peros definitivamente con nosotros no funciona así, recuerdo todo el daño que nos hicimos y entiendo que es inútil seguir aferrándome.

Es entonces cuando la tristeza me invade y después una oleada de rabia se apodera de mi estado de ánimo. En ocasiones me odio por no entender, porqué te sigo extrañando. Si es más que evidente que tú sigues con tu vida como si nada y es aquí cuando te odio a ti, por tener tan poco interés en mi.
Aun te sigo extrañando y creo que te extrañare mucho tiempo más, pero se que las heridas en algún momento sanarán. Pero en lo que eso sucede sólo puedo seguir intentando estar bien.

¿Como salir adelante después de un adiós?

Como lo puedes ver, después de un adiós es difícil seguir una línea recta en el estado emocional. La razón y la emoción están en guerra, convirtiendo la cabeza en una montaña rusa. Cuando estes arriba verás todo positivo y la vida comenzará a ser alegre de nuevo, pero cuando estés abajo ni de la cama querrás levantarte.

No existen fórmulas mágicas para quitar el dolor, este irá disminuyendo conforme trabajes en ti. ¡Atención con esto! Estamos diciendo conforme trabajes en ti… ¡No con el tiempo!. Puede pasar una vida entera y seguirás en ese callejón obscuro si no te dedicas a trabajar en tu bienestar.

Y en el fondo sabía que la mejor manera de sentir tranquilidad conmigo mismo, era decir: Adiós.

Walter Riso explica detalladamente en su libro. “Ya te dije adiós ahora como te olvido” como puedes seguir con tu vida dejando a tu ex en el olvido. Me encanta este libro porque habla de los errores que cometemos después de una ruptura amorosa y explica por que no hacerlo. Pero sobre todo te habla de como trabajar en ti y en tu bienestar emocional después de una pérdida de este tipo.

Cuando decir adiós, es difícil de saberlo. Pero si ya diste este paso, es momento de iniciar una nueva relación, pero contigo. Ha llegado esa etapa de la vida donde tienes que pensar primero en ti; en dar prioridad a lo que a ti te importa y buscar estar en armonía contigo antes que con los otros.

¿Y tú aún extrañas a alguien o has pasado por esta situación? ¡Platícanos cómo has seguido adelante! Déjanos tu comentario o envíanos un correo para poder ofrecerte más ayuda.

¿Te gusto el contenido?

¡Gracias por leernos! 

No olvides dejar tus comentarios y compartir. 

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones en nuestra página de Facebook OEPSI o dejarnos tu correo y recibe nuestra guía gratis “Como detectar a peronas tóxicas”


6 respuestas a “Aún te sigo extrañando”

Deja una respuesta