“El amor es el sentimiento más hermoso que puede existir sin duda alguna”, siendo muy específicos el amor de pareja nos puede elevar a la luna si es bien correspondido. Y esto es normal ya que este es un pequeño ingrediente que juega un papel importante en la fórmula de la felicidad.

Pero a su vez el amor puede hacernos conocer el mismísimo infierno, puede convertirse en una de las enfermedades más letales y consumidoras.


Esto debido a que, si somos afortunados y nuestro camino se topa con la persona soñada habremos encontrado nuestra mina de oro, pero… ¿Que pasa si no corremos con esa suerte? ¿Qué pasa si todo inicia como en un cuento de hadas y culmina en la escena más macabra de una película de terror?

Este estado de dicha y goce se convierte en una tortura perpetua. ¿Cómo es posible que antes de esa persona, era tan feliz y hoy no veo mi existencia sin él o ella?

Según diversas investigaciones se ha señalado una relación significativa entre una ruptura amorosa y altos niveles de depresión, ansiedad e incluso, consumo de sustancias, especialmente en las primeras experiencias amorosas.

Motivos por los cuales una relación amorosa puede terminar ¡son infinitos! y posiblemente los abordemos en otros escritos, pero en esta ocasión responderé a la pregunta que hicimos unos párrafos arriba. Evidentemente no podemos detectar en que momento esa persona se volvió tan indispensable, pero si podemos hablar de cómo poco a poco fue apareciendo en cada una de las áreas de nuestra vida.

Si lo vemos de la siguiente manera, cada uno de nosotros somos como inversionistas nosotros ponemos acciones en la bolsa de valores para que estas nos generen ganancias. ¿Si ponemos todo en la misma acción tendremos buenos resultados? quien conoce del tema me responderá que no.

Y esto es verdad ¡es una pésima idea!, para tener buenas ganancias y no poner en riesgo mi capital tengo que distribuirlo en diferentes acciones ya que si una llega a estar en baja no me afectara tanto. Probablemente te estes preguntando ¿Y esto que tiene que ver con una relación de pareja?

La respuesta es ¡todo! cada uno de nosotros tenemos actividades que son acciones en la bolsa de valores solo que esta bolsa no nos da dinero sino felicidad. Piénsalo detenidamente ¿Que haces en tu día a día que te hace sentir bien?. Convivir con amigos, pasar tiempo con tu familia, realizar algún deporte, tener algún pasatiempo, etcétera.

Y todo esto esta cuando no tenemos pareja, pero al iniciar una relación comenzamos a compartir nuestro tiempo con esta persona especial. ¡Dejemos claro que no estoy diciendo que esto este mal! claro que es bueno permitirle a la pareja ser parte de nuestro mundo. El problema es cuando lo convertimos en nuestro mundo.

Sin mas ni mas, comenzamos a cancelar salidas con nuestros amigos, negarnos a asistir a las reuniones familiares, ya no teneos tiempo de hacer lo que nos gusta por que tenemos que ver a la pareja, ¿Y eso que tiene de malo? ¡No es que sea malo! si tuviéramos claro que ser pareja implica que somos dos seres individuales dentro de una relación.

Pero en la mayoría de los casos ¡no es así!. Poco a poco comenzamos a quitar acciones de otras áreas de nuestra vida para invertirlas todas en la pareja ¿Y que pasa si la pareja se va?. Quedamos completamente en quiebra por que esa acción a la que le invertimos todo, entro en crisis y tuvo perdidas.

Las relaciones no son malas, sencillamente es importante generar un equilibrio en ellas, “ni te absorbo ni me absorbes.”

Podemos seguir siendo nosotros mismos dentro de una relación y cuidar las diferentes áreas de inversión. Solo queremos que quede claro que nada de esto tiene que ver con el poliamor, no hablamos de invertí energía en más relaciones, hablamos de invertir en nosotros.

Con esto no digo que si terminas una relación no te dolerá, digo que te dolerá pero podrás resistirlo y salir mas rápido de la tristeza.

Deja una respuesta