Quisiera que te hicieras las siguientes preguntas ¿Que tan bien estas con tu autoestima? ¿Te amas lo suficiente? ¿Haces lo suficiente por ti?

Cuidar del autoestima es algo que pocas veces nos preocupa y la realidad es que no le prestamos la atención necesaria ¿Tienes idea de la cantidad de problemas que te evitarías al prestar el cuidado pertinente? Si no lo imaginas te pongo los siguientes ejemplos.

Te vez a ti mismo en una forma más realista y menos fantasiosa, de los primeros errores que se comenten al hablar de mejorar el autoestima, es creer que dejarás de verte como un fracaso y hablarte a ti mismo de forma destructiva para saltar a una visión idealizada por patrones externos que nos llevan a metas engañosas.

El trabajo real y duradero comienza en detectar y monitorear fallos, para posteriormente trabajar en la aceptación de cada una de nuestras características físicas y psíquicas, entendiendo que hay cosas que se pueden cambiar, otras que se pueden mejorar y otras que por su misma naturaleza o etiología son inmodificables.

¿Te interesa trabajar en mejorar tu autoestima? Sigue leyendo este artículo, en el cual hablaremos de los 8 mejores secretos para mejorar tu autoestima.

¿Cómo mejorar la autoestima?

La autoestima son las raíces de una persona, estas mismas dependiendo del cuidado y nutrientes que se le brinden, reflejarán frutos de diferentes calidades. Dichos resultados estarán presentes en cada paso de nuestra vida. Motivo por el cual se vuelve una prioridad tener una autoestima sana, estable y positiva. Para lo cual es necesario corregir estos 10 aspectos.

1. Reconoce la voz interna.

El peor enemigo de la autoestima es la voz interior con la que nos decimos a nosotros mismos cosas negativas. Lamentablemente todos tenemos dicho diálogo interno solo que unos son más conscientes de su existencia que otras.
Según nuestras creencias y la historia de nuestra vida, el cerebro va creando pensamientos con tintes positivos o negativos que categorizan todo aquello que nos rodea (nuestra persona, el mundo y el futuro) nuestro primer trabajo está en hacernos conscientes de esta forma de pensar, producto de estas categorías que han forma nuestro pensamiento.

2. Ubica el diálogo destructivo:

Si de mejorar el autoestima se trata, en segundo lugar, debes examinar qué creencias existen detrás de estos pensamientos. En otras palabras, muchas de nuestras características son neutras, sin embargo, existen creencias muy internas, que hacen las clasificaciones que mencionamos anteriormente.

¿Ya ubicaste cual es el diálogo destructivo? Si tu respuesta es no, deja te ayudo con algunos ejemplos: “No pierdas el tiempo intentándolo, de cualquier manera no lo harás bien.” “El/Ella es mejor que tu en…” “No te ilusiones esa clase de personas no se fijarían en alguien como tu.” ¿Te suenan familiares estas frases?

Para generar autoconfianza, es necesario no aceptar esos pensamientos y reemplazarlos por positivos pero que sean reales y alcanzables para que así te ayuden a sentirte mejor. 

3. Cuestiona las creencias

El siguiente paso consiste en cuestionar dichas creencias que se han ido formando con el paso del tiempo. Quizá te preguntes ¿Y eso como se hace, que tengo que hacer o de que me sirve eso?

Cuestionar las creencias que se tienen es, hacer un examen mental de lo que me digo constantemente y detenerme a revisar su veracidad. Aceptar de forma realista y sin críticas destructivas mis puntos débiles, así como aplaudir y explotar mis fortalezas. Esto ayudará a que te veas de forma más sana y menos idealista.

4. Modificar las creencias y/o pensamientos.

Siguiendo con el punto anterior, tras cuestionar las creencias, puedes preguntarte si realmente son ciertas o no. Si no lo son, puedes reemplazarlas por otras que sean más objetivas, recuerda que en ocasiones las cosas pueden ser verdad pero eso no significa que toda la vida se mantendrán de esta manera.

Siendo más claros, en ocasiones podemos pensar que no somos buenos por ejemplo para tocar guitarra, pero eso no quiere decir que jamás podré serlo, si tomo clases, práctico, etcétera en algún momento mejoraré, no sabemos si serás el mejor o no, pero lo que es un echo es que trabajando en nuestro objetivo, en el mismo punto de partida no nos quedaremos.

5. Evita buscar aprobaciones externas

Pedir el punto de vista de las personas que nos rodea no es malo, lo que puede causarnos problemas es decidir dependiendo de dicha opinión. La búsqueda de aprobación a nuestra toma de decisiones no siempre es consciente pero sí constante. Ejemplos:

Escoger nuestro atuendo en consigna de agradarle a alguien.

Tomar la decisión de que estudiar o dónde vivir, tomando como base la opinión o deseo de otros.

Temer dar nuestro punto de vista, para no ofender, lastimar o molestar a los demás.

Al tomar una decisión cuestionaste. ¿Esto es lo que realmente yo deseo? ¿Esto me hace feliz a mi? ¿Esta decisión me acerca a la vida que deseo? Antes de preocuparte por satisfacer los deseos de otros, atiende los tuyos, las demás personas luchan por sus ideales y no toman en cuenta si a ti te agrada o no.

6. Utiliza lenguaje asertivo

Modifica tus etiquetas mentales, evita el lenguaje destructivo. Utilizar alguno de estos pensamientos puede ayudarte:

  • Yo no soy simplemente una etiqueta.
  • El etiquetarme no mejora mis capacidades, tan solo exageran mis debilidades.
  • Tengo más cualidades que defectos aunque ahora no las vea.
  • Siempre he hecho lo que he podido y seguiré haciéndolo.
  • ¿Qué entiendo exactamente por…?

Todos los seres humanos tenemos algo llamado errores de pensamiento estos mismos son las más grandes etiquetas de nuestras cogniciones y a continuación te presentaremos algunos trucos para lidiar con algunas de ellas.

Los pensamientos de todo o nada, nos hacen creer que todo nos sale mal o en su defecto que nada nos hará salir de los problemas. Para lidiar con ellos resultan útiles los siguientes pensamientos:

  • Soy un ser humano al igual que todos los seres que me rodean y tengo derecho a equivocarme.
  • En ocasiones me tocará ser totalmente competente y en otras no tanto como quisiera y eso no implica que soy malo/a en mi labor.
  • Mi trabajo lo hago bien, pero en ocasiones puedo fallar.
  • Tener un mal día o cometer un error no define el resto de mi vida.

¿Quien no suele compararse con otras personas? Y la realidad es que eso no es un problema, el detalle es que tan critico/a soy hacia mi persona. Por ello, cuando te encuentras haciendo comparaciones, puedes acudir a las siguientes afirmaciones:

  • Soy único/a y diferente, así como el resto de la gente. Y tengo cualidades y defectos al igual que ellos.
  • No debo suponer nada sino comprobarlo.

En algunas ocasiones ¿No te ha pasado, que podrías apostar que sabes lo que los otros están pensando? Cuando te encuentras “adivinando” lo que los demás piensan sobre ti, las siguientes frases podrían ser de gran utilidad:

  • Tendría que estar en la cabeza de esa persona para poder saber lo que está pensando. Todo lo demás son solo suposiciones.
  • La única forma de saber la opinión de los demás es preguntárselo directamente.
  • ¿Por qué suponer lo negativo? ¿Puedo darle otra explicación?
  • ¿Cuáles son los hechos?
  • No sé lo que piensa y no tiene por qué importarme.
  • Se muestra amable a pesar de todo. ¿Quién sabe lo que realmente siente?
  • Solo es un desgaste, intentar inventar lo que piensan de mí.

7. Incorpora una actividad física a tus días.

Si bien es verdad que la actividad física juega un papel importante en la mejora del autoestima, debido a las modificaciones corporales que hace. También es necesario resaltar el juego que tiene en nuestro cerebro.

Al realizar un deporte se lleva a cabo la Liberacion de dopamina, serotonina y noradrenalina, moléculas qué están implicadas en la regulación de las emociones, por lo que la práctica de ejercicio físico de forma constante puede ayudar a prevenir y aliviar síntomas de ansiedad y de depresión. La práctica regular de ejercicio es un elemento que se utiliza en psicoterapia.

8. No descuides tu actividad social.

El apoyo social es uno de los amortiguadores más importantes del estrés. Las personas que te rodean sirven como apoyo emocional, para darte ayuda, para divertirte y de la que aprender. Eso si son gente con criterio y positiva. La gente negativa, probablemente disminuirá tu autoestima

Pon en práctica estos sencillos tips y mejora tu autoestima. Mereces ser feliz y sentirte bien.

¿Te gusto el contenido?
¡Gracias por leernos!
No olviden dejar sus comentarios y compartir.


Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones en nuestra página de Facebook OEPSI

2 respuestas a “8 secretos para mejorar tu autoestima.”

Deja una respuesta